Rollitos de calabacín y aguacate

Rollitos enrollados, bro

 

Esta es una de esas recetas que demuestran que yo no estoy hecha para trabajos finos (soy más de montañas indecentes de chocolate), pero tengo que decir que la idea es buena aunque la ejecución haya sido pésima.

La idea es cortar unas tiras finas de calabacín con una mandolina y enrollarlo dentro con arroz y aguacate. Como no es maki ni se le parece, puede valer un poco de arroz cocido (aunque sea “solidario”, que diría una amiga: pegado en amor y compañía) que tengamos por ahí y rellenarlo con lo que apetezca. También podemos cocer un poco de arroz para sushi y prepararlo igual (mezclando vinagre de arroz y azúcar; eso ponía en el paquete, a mí no me miréis) y enrollarlo con el acompañamiento que más apetezca. Se puede enrollar cualquier otra cosa, hasta puré de patata, qué sé yo. Pero la estrella esa la tira de calabacín crudo, que le da un sabor riquísimo.

Momento fail

Mi momento fail fue cuando me di cuenta de que a lo mejor se me había ido la mano con el largo de la tira y aquello no terminaba de enrollarse nunca. Si el calabacín es muy largo, la próxima vez lo cortaré solo hasta la mitad y creo que con eso es suficiente para enrollar un poco de arroz y rellenarlo, pero seguiré practicando.

Lo que yo le puse:

  • Tiras de calabacín
  • Arroz (no sé cuánto, solo fue para un entrante de ocho rollitos en total… ¿50 gramos? ¡Es que lo queréis saber todo!)
  • Vinagre de arroz
  • Azúcar
  • Aguacate cortado en trocitos
  • Salsa de soja
  • Pizca de wasabi

Lo que yo hice:

  1. Cocer un poco de arroz siguiendo las instrucciones del paquete de la marca Blue Dragon que compré. Primero hay que lavarlo, después de eso hay que dejarlo en remojo y después cocerlo. Una vez esté listo, se le añade un poco de vinagre de arroz y de azúcar. Si fuera para sushi habría que abanicarlo y todo ese rollo para gente con tiempo libre, pero para un entrante sencillo no me apetecía tanto ritual y me salté ese paso. Si sois muy sensibles respecto al noble arte de enrollar arroz japonés en tiras de cosas verdes no sigáis leyendo, por favor, o se os caerán los ojos.
  2. Cuando el arroz estaba ya frío, cogí las tiras de calabacín (cuanto más finas, mejor) y las coloqué a lo largo encima de la mesa de la cocina (limpia y desinfectada, que en esta casa somos gente de bien).
  3. Después, con un arte que haría revolverse en su tumba a los maestros zen de la cocina, me dediqué a colocar el arroz con los dedos (os dije que no siguierais leyendo, yo os avisé) encima de las tiras de calabacín y coloqué en el centro unos trocitos pequeños de aguacate.
  4. Todavía me quedaba arte para luchar con el enrollado y, con tanta gracia que un arquero japonés lloraría de indignación si me viera, me dispuse a darle la forma de rollito al invento, en un acto que parecía no acabar nunca, mientras le hablaba al calabacín (hay gente que habla con sus plantas, yo hablo con mis hortalizas) y le decía con tono reprobatorio: “calabacín, has sido maaaalo…”
  5. Para darle más gracia aun, aplasté un poco los lados con los dedos, así, disimuladamente, y coroné el extremo superior con algún trocito más de aguacate para que se viera bien en la foto. Se le puede añadir (con un poco más de gracia, espero) un poco de de zanahoria, maíz o lo que os pida el cuerpo.
  6. Comérnoslo, con los dedos. Somos gente de bien, pero tampoco tan finos. Zaca y a zampar, ¿qué si no?

 

Los rollitos están enrollados, ¿quién los desenrollará?

 

Anuncios

0 Responses to “Rollitos de calabacín y aguacate”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: