Cauliflower superpower (in da nait)

Lo malo de pasar tanto tiempo sin actualizar es que de repente te encuentras con un montón de fotos de comida y ni te acuerdas de cómo narices lo hiciste. Pero, ¡eh!, que esto no es el programa de Arguiñano, tampoco nos vamos a poner puntillosos con cuánto te mide eso, cuánto te pesa aquello…

¿Cuánto te pesa la coliflor?

El otro día hice un cuscús de coliflor (idea que no es mía, el dios de la huerta me libre, me topé con ella por internet sin comerlo ni beberlo) porque, como bien sabe el señor Zaca, todo lo raro tengo que probarlo. Yo le puse el plato con toda su apariencia de cuscus de andar por casa, como siempre, y cuando se lo estaba comiendo le digo: es cuscús de coliflor. No me escupió ni nada, así que debió de gustarle. Me parece una idea estupenda para que los niños coman cosas que no suelen gustarles. Y es que ¿quién fue el primero en probar una coliflor? ¿O un brócoli? ¿Lo hizo a palo seco? ¿Simplemente la mordió y ya, sin miedo en su corazón? ¿Pensó que el mar había llegado a la tierra y que eso era el fin de los tiempos? Porque hay que reconocer que son verduras como de ciencia ficción, verduras de otro planeta que han venido para quedarse, invadir nuestras casas, nuestras cocinas… ¿Quién sabe de qué terrible mundo vienen estos extraños seres que se reproducen por semillas? A mí me tranquiliza que no tengan vainas o no me fiaría de mi esposo…

Cauliflower power, bitches

 

Lo que yo le puse:

  • 1 coliflor grande como… como… ¿un tocador?
  • 2 cebollas grandes como… como… ¿secuoyas?
  • 1 pimiento rojo asado (en el horno, divinamente)
  • 1 calabacín pequeño como… como… ¿un jalapeño?
  • 1 sobre de azafrán el polvo
  • 100 gr de aceitunas negras como… como… ¿suegras?
  • 1 cucharada de albahaca
  • 1 pizca de canela
  • Salta pepa (salt n’ pepper)

 

Lo que yo hice:

1. Limpiar bien la coliflor bajo el chorro de agua fría con toda la furia del rock. Al ritmo de los Twisted Sister, por ejemplo. No sé, algo en la apariencia de la coliflor me dio ganas de escucharlos.

2. Quitar las hojas verdes y los tallos duros, y dejar solo las flores, limpias, blanquitas, como las de una virgen.

3. En la Thermomix (o en cualquier robot de cocina con potencia suficiente para producir una nueva Gran Explosión) triturar los ramilletes de coliflor hasta que quede con una presencia parecida a la del cus cus. En mi caso fueron apenas unos segundos en velocidad 4, si no recuerdo mal. También se puede hacer a cuchillo, mucho más metal, sí, pero más loser también.

4. En una olla hirviendo con agua como para provocar un nuevo diluvio (se me agotan las hipérboles, señora), echamos los ramilletes y los escaldamos durante un par de minutos. Los sacamos y les damos una duchita de agua fría, como si le hubiéramos regalado a la coliflor un circuito de spa, para cortar la cocción.

5. En una olla con aceite (no me puedo resistir a poner esto, la coliflor me obliga) ponemos las dos cebollas cortadas en tiras finas y las rehogamos hasta que estén transparente. No utilicé la Thermomix para hacer esto porque me daba pereza limpiarla, oye.

6. Cuando estuvo pochadita y apetecible, añadí el calabacín cortado en dados y lo dejé rehogar también. Un mayhem de rehogar. Mientras, troceé las aceitunas negras como suegras y las eché al bollo.

7. Añadí la coliflor reservada.

8. Mezclé el sobrecito de azafrán con un poco de agua caliente y lo eché encima del mejunje. Le di unas vueltas para que se impregnara bien y después espolvoreé, con la gracia de una ninfa que pasea por un prado, la albahaca, la sal y la pimienta.

9. Una vez tuve que emplatar, cogí el pimiento rojo que había asado antes, lo corté en tiras y lo puse decorando el plato, con cuidado de tapar aquellos lugares donde el exceso de agua fuera visible para la foto del blog. Sí, se me fue la mano con el “poco de agua caliente”, por eso yo aviso, pero no lo vamos a ir pregonando por ahí, como si esto fuera el Sálvame.

10. Mientras ordenaba al señor Zaca que se lavara las manos y pusiera la mesa, le saqué la foto al plato y… ¡zaca y a zampar!

11. Déjame… que te acaricie el cuscús, déjame…

Anuncios

0 Responses to “Cauliflower superpower (in da nait)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: