Sopa de tomate a la albahaca

I say tomaaaaato, you say tomeito…

Esta es una receta sencilla, a la par que elegante. La puedes comer fría, la puedes comer caliente, la puedes comer templada. La puedes comer solo, la puedes comer acompañado, la puedes comer con una mano o con dos. La Thermomix es mi aliada, porque echo los tomates enteros y ella, con su infinito poder, me los transforma y me los devuelve sin piel. Si vas a hacerla con otro robot de cocina será mejor escaldar y pelar los tomates para no terminar escupiendo trozos de piel como un guerrero azteca. “Aquí está tu piel, histérica”.

Tómate la sopa

Lo que yo le puse:

  • 1 kilazo de tomates
  • 1 lata pequeña de tomates pelados
  • 1 cebolla hermoooosa
  • 2 puerracos
  • 4 dientes de ajo
  • 2 manojos de albahaca fresca
  • 2 vasos aprox. de caldo de verdura
  • 1 vaso de vino dulce
  • Aceite
  • Piiiiizca de tomillo
  • Piiiiizca de pimienta
  • Sal
  • Pelín de azúcar

*Esto me dio para llenar dos tupers bien llenados, o sea que puedes calcular la mitad si no quieres estar cenando sopa de tomate durante una semana, como un pobretón.

Lo que yo hice:

  1. Cortar la cebolla, junto con el puerro y el ajo. En la Thermo (como decimos las marus de la secta) eso viene a ser 4 segundos a velocidad 5.
  2. Añadir 2 cucharadas de aceite y programar 7 minutos, temperatura Varoma velocidad 1. Y esto lo pongo por decir algo, porque mi cerebrito de guisante nunca recuerda lo que hizo. Sí, sí, lo sé, tendría que apuntar las recetas.
  3. Cuando termine lo programado, añadir los tomates enteros (menos lo verde, que yo se lo quité por aquello de quítame de ahí eso verde) con un buen manojo de albahaca fresca lavada. Programé 20 minutos, 100 grados y velocidad 2 y me fui a hacer otras cosas que [CENSURADO] Antes de que terminara el tiempo, añadí el vaso de vino dulce (o “vaso de vino, dulce”) y seguí a lo mío.
  4. Pasado ese tiempo, eché los tomates de lata con su jugo, añadí la sal, una pizca de azúcar y el tomillo. Después, el caldo de verdura suficiente para cubrirlo. Programé 10 minutos, 100 grados y velocidad 2 y me puse a hacer cosas interesantes como leer mis feeds sin leerlos.
  5. Terminados los 10 minutos, tuve que esperar a que bajara un poco la temperatura y me puse con la parte más divertida de todas: triturrrrarrr. Sujetando con firmeza el cubilete para que no me salpicara todo por el bocal y terminara tuerta por el chupinazo de un tomate, trituré con el manojo de albahaca restante (bien lavada y bien fresca; como tú, mujer) durante 2 minutos y a distintas velocidades. Aun así, mi ojo de buen cubero no calculó que estaba a punto de sobrepasar los dos litros de máximo que permite el vaso y tuve que quitar un poco para poder seguir triturando a gusto. Unos manchurrones en los azulejos después, ya estaba todo listo para servir.
Anuncios

0 Responses to “Sopa de tomate a la albahaca”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: