Paté de champiñón al Oporto

Cántame, pitusa, la faloria del champiñón entero
que después de rendirse ante la sacra deidad Cebolla
anduvo cociéndose largo tiempo en el puchero

De todos es sabido, oh seguidores en la sombra, que las grandes maravillas de la vida surgen de la descomposición. Si no me creéis, pensad en nuestras neveras, ese universo que lucha contra la entropía. Tú abres la puerta, coges somnoliento un trozo de queso y el olor te indica el lugar del misterio: esos champiñones que compraste la semana pasada empiezan a cambiar de color y amenazan al resto de la tripulación.

No temas. Yo vengo del futuro y te traigo una solución: el paté de champiñones al Oporto, un compost que alegrará vuestras tripas y vuestros corazones. Diez de cada tres frikis comecarne lo aprueban.

¿Os sabéis el chiste de la monja y el champiñón? ¡Champiñón, champiñón...!

Lo primero que hay que hacer es salvar nuestros champiñones de una muerte lenta y espeluznante y ofrecerles una mucho más rápida y honrosa. Para ello podéis utilizar cualquier instrumento de sacrificio que tengáis a mano: sartén, Thermomix, la olla de la abuela… La simbología del ritual os la dejo a vosotros y confío en que imitaréis a los más grandes. Como hice yo, que me paseé por la cocina al ritmo triunfal de “no pueeedoor, no pueedooor” del Gran Chiquito -Dios le conserve las piernas- con la cuchara en alto, pidiendo lluvias y bendiciendo a los “champiñooooooners que vienen de Bonanza” por la gloria de su madre.

Lo que yo le puse:

1 bandeja de champiñones
1 cebolla hermosa y oronda
1 diente de ajo
4 biscotes (remojados en leche)
1 vasito de Oporto
Tomillo
Pimienta
Sal

Lo que yo hice:

1. Después de la danza ritual, corté la cebolla y la dejé pochar en la sartén (o en la Thermomix: trituré la cebolla y el ajo 4 segundos a velocidad 5 y la dejé pochar 5 minutos, 100 grados y velocidad 1).

2. Cuando la cebolla empezó a dorarse (do-rar-se… no es un término difícil; dorado es un color, dorado como el escudo de Aquiles), añadí el diente de ajo picado y dejé que la naturaleza siguiera su curso.

3. Sentí la llamada de la naturaleza cuando pude leer los designios del gran Zeus tempestuoso a través de la cebolla, oh, pitonisas del mocho y la cuchara de madera. A su señal, eché los champiñones escogidos . No sufrí pues supe que había hecho lo correcto.

Elige tu propia aventura:

  • Si sois tecnócratas y tenéis la Thermomix, programáis el sacrificio a 15 minutos, 100 grados y velocidad 1.
  • Si sois clásicos y oléis a madera, habréis de aguzar vuestra mirada de Aragorn y esperáis hasta que los champiñones empiecen a coger ese color que agrada a los dioses.

4. Pasados 5 minutos de Thermomix (o el tiempo que Zeus Amontonador de Champiñones otorgue si sois clásicos), añadí el vasito de Oporto y el tomillo y presenté mis respetos a Atenea, la de los ojos glaucos de tanta cebolla.

5. No hay que apresusarse. El paté es para los que saben esperar. Esperé pacientemente a que el agua se hubiera evaporado para avanzar hacie el siguiente umbral. Una vez llegado el momento (sólo los puros de corazón lo sabrán), eché las biscotes previamente remojados en leche y, tras un par de vueltas, me puse a triturar. Es la mejor parte, triturar, te pone berserker.

Elige tu propia aventura:

  • Si sois servidores de la tecnología –hellraisers de los watios, el acero y las cuchillas– podéis triturarlo todo durante un minuto, velocidad progresiva 5-10 o hasta que veáis que el compost tiene el aspecto que queréis.
  • Si sois clásicos –heracles que coméis con los dedos y las tortas de maza– podéis triturarlo todo con vuestros nudillos o las pezuñas de una mula, o bien usar una batidora. Yo no sé lo diré a nadie.

6. Sazonar con sal y pimienta como agrada a mi paladar, espolvorear unas semillas de sésamo por encima como Deméter reparte trigo a diestro y siniestro y… ¡zaca y a zampar!

Esté paté ha sido testado en humanos comecarne

Anuncios

4 Responses to “Paté de champiñón al Oporto”


  1. 1 Cattya marzo 16, 2010 en 8:34 pm

    Ostras. ¡¡Qué pintaca!!

    Pues tengo por ahí unos champiñones que cuando estaban peligrosamente cerca de comenzar el proceso de putefracción metí en el cogelador, que me parece que piden a gritos esta receta 🙂

  2. 3 Grendel abril 14, 2010 en 2:27 pm

    Me haces feliz 🙂

    Este paté estaba delicioso cuando lo prbé, claro que entonces no sabí lo de Chiquito de la Calzada.

    De repente todo cobra un nuevo fstrosexurntido.

    ¡Gracias Zaca, lagloramimadre!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: